Edificio M3 Piso 2°
Parque Austral Pilar
Buenos Aires
Días y horario de atención
Lunes a Viernes
09:00 a 17:00
Envíos al Interior del País
Entregas en CABA y GBA
Depósito en GBA y Sucursal CABA

Empaquetaduras

Empaquetaduras

SELLADO DE FLUIDOS
Una de las tareas mas habituales en el mantenimiento de bombas centrífugas consiste en limitar dentro de un rango aceptable las fugas de líquido bombeado producidas entre la carcasa de la bomba y el eje de accionamiento del impulsor. Este límite o grado de aceptación será distinto para cada aplicación en concreto y así usaremos un método de sellado del eje u otro. En esta entrada quiero mostraros algunos de los métodos de sellado de ejes que podemos encontrar en las bombas centrífugas, sus ventajas e inconvenientes y el mantenimiento asociado a ellos. Con esta información avanzaremos en el conocimiento de este tipo de equipos y, al final, estaremos en mejores condiciones a la hora de la elaboración de un plan de mantenimiento completo sobre los mismos.
La transformación de la energía mecánica en energía interna del líquido, en forma de velocidad y/o presión, se consigue gracias a la rotación de un impulsor dentro de la carcasa de la bomba. Esta rotación se produce mediante un eje sobre el que va montado el impulsor y que atraviesa, con alguna excepción que os mostraré mas adelante, la carcasa de la bomba para apoyarlo sobre rodamientos y poder acoplarlo a la fuente de energía mecánica, ya sea un motor eléctrico, de explosión, turbina, etc. El punto en el cual el eje atraviesa la carcasa de la bomba debe ser sellado para evitar, primero las fugas del líquido bombeado y segundo la entrada de aire cuando la zona del cierre se encuentre en presión negativa. Es evidente, por tanto, que el sellado del eje es de vital importancia para un funcionamiento seguro de la bomba y para asegurar la protección del medio ambiente.
En general son tres los tipos de sello que habitualmente podemos encontrar en bombas centrifugas: sello de tipo radial o empaquetadura, sello de tipo axial, más conocido como cierre mecánico y, por último, sellos mecánicos.

EMPAQUETADURAS
Se trata de un cierre radial de contacto muy extendido en todo tipo de bombas centrífugas. Lo forman unos anillos de material especial, fabricados en base a hilo trenzado sin amianto, ya sea algodón, sintético, grafitado o de PTFE, y que son introducidos en una caja cilíndrica y prensados axialmente con una brida o prensaestopas hasta formar el cierre sobre el eje de la bomba o sobre el casquillo protector del eje (elemento de desgaste).
Dependiendo de la presión de sellado podemos encontrar entre 4 y 6 anillos de empaquetadura dentro de la caja. Si el líquido alcanza una temperatura de hasta 110ºC no será necesario refrigerar la empaquetadura, hasta una temperatura en torno a 210ºC tendremos que considerar el uso de un anillo de refrigeración o anillo de linterna introducido en la caja de empaquetaduras junto con una recirculación de agua para su refrigeración y sellado. Existen empaquetaduras para aplicaciones muy especiales que pueden llegar a funcionar en equipos rotativos con temperaturas alrededor de 600ºC.

Este tipo de sellado es de contacto y por tanto existe una fricción en el eje o sobre el casquillo de protección del eje. Para evitar que la empaquetadura tenga una vida reducida y el excesivo desgaste en la camisa del eje, la empaquetadura debe ser lubricada con el mismo líquido bombeado (si se trata de líquido limpio) o con agua procedente del exterior (en caso de bombeo de fluidos contaminados o con partículas en suspensión) a una presión de 1 bar por encima de la presión de sellado como poco. Por tanto, es un sellado con fuga en forma de un goteo necesario para la lubricación de la empaquetadura. Un goteo correcto es aquel que se encuentra entre 25 y 50 gotas por minuto (más para líquidos calientes). Si no es así, por ejemplo por un excesivo apriete del prensaestopas, la empaquetadura se calentará y el eje o su camisa de protección se desgastará en exceso. En el caso de tener una presión de sellado negativa, por ejemplo en bombas de aspiración negativa (aspiración por debajo del nivel de la bomba), se hace necesario también una conexión externa de agua de sellado de la empaquetadura para evitar la entrada de aire a través de ella.
En cuanto al mantenimiento de este tipo de sellos, debemos verificar la empaquetadura una o dos veces por semana, en caso de excesivo goteo, hay que reapretar el prensaestopas mientras éste lo permita y volver a verificar al cabo de 10 min. Cuando el prensaestopas llegue al final de su recorrido tendremos que volver a empaquetar la bomba en parada.

Sus ventajas frente a otros tipos de sellado es su sencillez, economía y facilidad de mantenimiento. Su inconveniente es claro, es imposible su uso con líquidos peligrosos para las personas o el medio ambiente.

Nuestras empaquetaduras están fabricadas con estándares de calidad muy exigentes y con las materias primas de mayor tecnología disponibles en el mercado. Entre ellas se encuentran fibras aramidas, PTFE, PTFE expandido con grafito, fibras sintéticas, grafito puro con y sin inserción de alambres, carbón y otras.
Pueden ser utilizadas en diversos equipos industriales como bombas, válvulas, mezcladores, agitadores, tanques y calderas.

Nuestras medidas estándar van de 1/8” a 1” de sección, aunque a pedido podemos ofertar otras medidas. A continuación encontrará un resumen de los estilos disponibles. Para mayor información de cada uno baje la ficha técnica.
También contamos con una línea de cintas de grafito y de extractores de empaquetaduras.

OTROS PRODUCTOS:
Anillos de Grafito
Extractores Metálicos de Empaquetaduras